http://www.progvisions.i12.com

Después de un largo letargo y de ver como su material se archivaba una vez tras otra en las pobladas estanterías de los trabajos progresivos olvidados, los andaluces Omni, consiguen por fin llevar a buen puerto los proyectos musicales con los cuales han estado trabajando en estos últimos (muchos) años. Auténticos veteranos del movimiento de rock andaluz, los Omni empezaron con el nombre de Alquimia en una época donde los grandes y consagrados de la década de los setenta encaraban con fuerza su recta final, con la esperanza de recoger un testigo que al final resulto ser invisible, haciendo imposible seguir su estela, y cerrado una puerta que nunca más volvió a abrirse.

Desde 1984 hasta finales de los ochenta el grupo dio un buen puñado de conciertos y gravaron una demo. Al empezar los noventa se cambian el nombre por el de Omni y empiezan con fuerza a desarrollar un estilo basado en grandes pasajes sinfónico-instrumentales. Desde 1990 a 1993 el grupo se dedica a promocionar su música dando numerosos conciertos y grabando una nueva demo con nuevo material y que parece interesar, por fin, a los medios. Pero el interés no pasó de ser un puñado de buenas intenciones sin remate final lo que provocó la disolución del grupo en 1994.

Casi una década más tarde, gracias al empeño de sus creadores, Jose Luis Algaba (bajo), Michael D.Starry (guitarra, teclados), Salvador Velez (guitarra rítmica), Pepe Torres (vientos) y sus colaboradores Chano Domínguez (teclados), J.M.C. (percusión), A.R. (teclados), consiguen por fin editar este "Tras el puente" y exponer por fin y de forma clara toda su valía.

No cabe duda que las influencias que enriquecen su "Tras el puente" provienen, de nombres tan emblemáticos como Iman, Cai, Guadalquivir; grupos que también incorporaban a su música una buena dosis de Jazz y que Omni han sabido mezclar a la perfección con el sagrado misticismo de los grandes Triana, Alameda...

La guitarra es el elemento mas destacado del trabajo por lo que también nos damos cuenta de que Pat Metheny, Steve Hackett o Mike Oldfield son importantes en un trabajo que resulta singular por su larga y a la vez sorprendente lisa de influencias; también en conexión con grupos como Gotic, Iceberg, aunque personalmente me recuerdan mucho a los Sky. Muchos y agradables reflejos, en este CD de relativa sencillez, rica y atemporal ejecución. Una producción algo austera pero que tiene la virtud de envolver la música de Omni en un ambiente de neblinoso flash back sinfónico.

Todas y cada una de las 9 composiciones del disco son un magnifico ejercicio sinfónico muy bien llevadas por ágiles guitarras y deslizantes teclados, dando forma a un trabajo detallado, no demasiado pomposo, generoso y sobretodo sincero, como por ejemplo su primera pieza "Contracorriente" (9:46) vivo ejemplo del sonido que os intento describir. "Amazonas" (10:30) esta dividida en cuatro partes; "Nacimiento" , dulce y delicada combinación de guitarra Hackettiana y teclados describiendo el nacimiento en la naturaleza de un río que sigue con "Rapidos", aumentando la tensión y la rapidez de los instrumentos con contundencia; "Nostalgia", se encuentra en medio de las dos primeras, con un medio tiempo de guitarra nítida y punteada; "Nana del cocodrilo", con un tono sencillo y a la vez intenso desarrollo a los teclados. "Vuelo nocturno" (5:56) es un compendio de buenas y diferentes actitudes musicales. Soltura jazzy, para empezar, de una guitarra que con su arte rememora antiguos momentos y nombres tan memorables como Max Sunyer (Iceberg) o Pat Metheny, mezclados con otros de más dulzura a lo Mike Oldfield. "Viento de levante" (8:04) sigue en la línea de la anterior aunque de ritmo más lento y como dice su título la música de Omni atraviesa el cerebro a través de los oídos como si fuese una agradable brisa de cambiante dirección, refrescante en cada momento.

"Con-tacto" (5:24) demuestra una vez más la calidad de Michel D.Starry y su multitud de registros, Santana, Steve Hackett en este caso se entrelazan a la perfección. La pieza que da nombre al trabajo "Tras el puente" (12:33) es la más larga y florida. Un repaso de todas y cada una de las ideas del grupo; dulces guitarras en combinación con profundos teclados dando paso a instrumentos como la flauta o las campanas; cambios de ritmo y giros estilísticos más arriesgados hacia la improvisación, no solo a la guitarra sino también al saxo, teclados, percusión... De lo mejor del CD. "Oasis" (7:13) es una hipnótica canción, donde la imagen del paraíso desértico se construye a base de magníficas y emocionantes pinceladas de una guitarra tremendamente descriptiva. "Tribu" (1:37) como su nombre indica es una corta pieza donde los coros y las percusiones tribales dan un toque muy étnico hacia el final del disco, que termina con "Solo" (1:44) una tan emocionante como corta canción hecha para los teclados. Un lento y melancólico piano que poco a poco va dando entrada a un sintetizador de mayor energía y con el cual se cierra el disco.

Un trabajo que no puedo mas que recomendar y de paso, con esta breve conclusión, agradecer a los miembros de Omni por todo el esfuerzo y empeño que han tenido que poner para que este magnífico trabajo viera la luz. Por todo esto y porque no hay en "Tras el puente" ni un segundo de música que no salga de unos corazones llenos de brillante lucidez sinfónica, me gustaría agradecer su esfuerzo.

Volvemos tras mucho tiempo de sepulcral silencio ha oír música celestial (progresiva) desde la profunda Andalucía, parecía imposible ¿verdad?.

Jordi Costa - Mayo de 2002