http://www.manticornio.com

Esperada realización (su tercera muestra) del grupo de rock progresivo andaluz OMNI, alineado por Michael STARRY (guitarra solista), Jesús CABRAL (bajo eléctrico), Juan RÍOS (guitarra rítmica), Alberto MÁRQUEZ (teclados), Pepe TORRES (flauta, saxo) e Ismael COLÓN (batería, percusión), quienes a través de un sinfonismo construído con melódicos momentos progresivos nos sugieren que tal belleza musical fue sólo un sueño, por fortuna repetible siempre que queramos.

Dedicado a los que creen que en la música aún no está todo dicho, OMNI inicia su tercer entrega con atmósferas ensoñadoras. Luego de un etéreo y atmosférico tema principal (terminando con alarma de reloj despertador) llega 'Ya estamos aquí', entusiasta y envestida de elegancia progresiva setentera. Pronto se retoman los matices enmarcados en ensoñaciones melódicas, exhibiendo un buen contraste musical liderado por guitarra eléctrica. Cuando 'Noche en Malandar' toma posesión del escenario lo hace con una notable influencia blues-rock al mejor estilo Gary MOORE, progresando luego en construcciones más de orientación sinfónica, manteniendo siempre la cadencia melodiosa que será la base en todo el recorrido por los ocho temas que componen el álbum. Es con esta esencia que aparece 'Telescopio de papel', progresivo sinfónico melódico pausado, calmado, lánguido y hasta cierto punto flemático, presentando un intercambio dialogado por guitarra eléctrica y teclados. La pieza más extensa llega con 'El tren de Rota', que con sus inicios a la PINK FLOYD, su continuidad por la guitarra blues-rock y sus influencias avanzadas en el sentimiento andalusí, los instrumentos se permiten un mayor lucimiento individual, otorgando variedad de contrastes en sus diferentes altibajos demostrados. Hay que poner especial atención a los diferentes saxos que aparecen, ofreciendo calidez jazz a los variados tonos que componen este tema. 'Un columpio sobre el mar' se mece con acordes cálidos y juguetones influenciados por lo más característico del rock progresivo andaluz de Jerez del Frontera, jazzero y emocional, cediendo paso a un 'Espíritu libre' que se anuncia con acústica de piano y pronto se retoma en esos aires de la música que tanto gusta y que ofrecen estos músicos dotados de una gran sensibilidad melódica. Para concluir, 'Salto al abismo' se despide con el mismo sentimiendo aural conque inició el tema primero, otorgando redondez a la propuesta musical.

Disciplinado, cuidadoso, exacto, OMNI nos regala una propuesta que despierta del letargo productor de imágenes sonoras dando un paso hacia adelante, demostrando con esta propuesta 100% instrumental que, efectivamente, los recuerdos se quedaron atrás como si todo hubiera sido sólo un sueño. Ahora despiertan de nuevo y se proponen melodiosos, competentes en la escena actual. "Sólo fue un Sueño" se convierte, por lo tanto, en realización valiosa para colecciones progresivas sinfónicas sustentadas por motivos de romanticismo musical, a veces andaluz, a veces prog fusión, siempre progresivos.

Valoración general: 8 sobre 10.

–Alfredo TAPIA CARRETO. Opinión personal

 

 

 

"El Vals de los Duendes" me parece una de las obras más hermosas y vibrantes del movimiento progresivo español para el nuevo milenio. Se trata del primer trabajo registrado por OMNI como una banda en sí misma (a diferencia de su CD debut "Tras el Puente", que era una selección de demos grabados en diferentes momentos de los 90s); contando ahora con un teclista y un vientista permanentes, el material de este disco resulta más coherente en su conjunto, del mismo modo que el sonido del ensamble resulta más rico en colores y matices.

Estilísticamente hablando, OMNI se mantiene firme en la creación de una línea prog sinfónica bastante influenciada por el CAMEL clásico y el GENESIS de la etapa 76-78, con un añadido toque aflamencado que, a su vez, los emparenta estilísticamente con nombres legendarios del movimiento andaluz de fines de los 70s e inicios de los 80s, como son CAI e IMÁN CALIFATO INDEPENDIENTE . La secuencia de los tres primeros temas operan como un manifiesto claramente definido de lo que OMNI ofrece al oyente: líneas melódicas bien definidas, ambientes envolventes, cortinas casi oníricas de teclado, fluidas alternancias entre los solos de guitarra, saxo-o-flauta y sintetizador, y una sección rítmica tan precisa como consistente. La majestuosidad de 'Casapuerta' es realmente cautivante, aunque a mí me habría gustado que la sección intermedia hubiera sido un poco más extensa; la estructura de las dos siguientes piezas - 'El vals de los duendes' y 'Ronda de las dunas' - me satisface más, en lo personal, y ciertamente me parecen sendos puntos culminantes del disco. Más adelante, 'Como la noche y el día' nos remitirá directamente al sinfonismo británico de la vieja escuela. A modo de contrapeso, 'Rompeolas' y 'Charco La Rana' muestran a un OMNI transitando por la senda del jazz-fusión en clave de rumba flamenca, cambiando así la fastuosidad y la solemnidad por la alegría sin más. 'Faro de Trafalgar' es un boceto musical consistente en un evocativo dúo de percusión y flauta que contiene una onda tribal, mientras que 'Mexicali' fluye como una suave y melancólica corriente de aire que suavemente se expande a través de un cielo de latin jazz. El aura introspectiva que adquiere la música de OMNI en estas últimas dos piezas sirve para darle una cierta magia al cierre de un disco hermoso y lleno de fineza en las ejecuciones.

César Inca MENDOZA , para Manticornio.