http://www.dlsi.ua.es/~inesta/LCDM

Cinco años han tenido que pasar (sin contar la publicación de "Al-Bandaluz" de Cast, en 2003, en donde el grupo colaboró) para que Omni volviese otra vez con un nuevo proyecto discográfico en solitario. Su nombre es "Sólo fue un sueño", y aunque en un principio salió como una autoedición (limitada sólo a 1000 unidades) finalmente acabaría siendo incluida dentro del catálogo de la discográfica chilena especializada Mylodon Records.   En esta nueva entrega, el grupo sigue ofreciendo una música de elaborada factura y cálidas sonoridades. Con una mayor madurez musical con respecto a sus anteriores álbumes, "Sólo fue un sueño" presenta ocho piezas completamente instrumentales llenas de destellos de progresivo-sinfónico con cierto regusto clásico (Camel, Genesis, Focus o Kaipa) y predilección por los ritmos alegres de carácter mediterráneo (gracias el destacado papel de los vientos), con secciones rítmicas a veces con ecos del funk o de grupos de rock andaluz, como Imán Califato Independiente o los interludios instrumentales de Cai.   El disco se inicia con la breve SÓLO FUE UN SUEÑO, que abre el disco de una forma muy serena a través de la belleza lírica de las frases de los teclados; a continuación, YA ESTAMOS AQUÍ, nos viene a indicar de alguna manera que el grupo está en un gran momento, lo que se transmite a través de esta vitalista y dinámica pieza, que presenta buena interacción entre la guitarra, la flauta y los teclados; NOCHE EN MALANDAR nos muestra la faceta más melancólica del grupo, patente en algunos de los desarrollos melódicos de este tema, al igual que en TELESCOPIO DE PAPEL, con una cierta similitud a algunos momentos de Camel; EL TREN DE ROTA es la pieza más larga del álbum, en la que se suceden diversos episodios musicales. La guitarra de Michael Starry me recuerda, en muchos momentos de este tema, a Mike Oldfield (lo que ya me ocurría también en "El vals de los duendes"); UN COLUMPIO SOBRE EL MAR retoma los cauces más folklóricos (con muchas reminiscencias arábigas), de forma muy paralela a algunas fusiones contemporáneas (me vienen a la mente proyectos como el de "El Alquimista Loco", con gente de Celtas Cortos); tras un breve inicio con teclados que me retrotraen a la década de los 70 de Supertramp, en ESPÍRITU LIBRE, se suceden diversos solos de corte más rockero alternándose con intervenciones de la flauta que remarcan esa esencia mediterránea; SALTO AL ABISMO cierra el disco de una forma tranquila, muy cercana a su inicio, redondeando el carácter de un disco con un alto desarrollo de la vertiente más melódica del progresivo contemporáneo.   La cohesión entre los integrantes de un grupo a la hora de buscar un sonido propio es algo que reafirma el carácter de un grupo. Omni demuestra tener aún mucho que decir y nos aporta este año un nuevo trabajo en su línea, con bonitas melodías, sólidos arreglos instrumentales y una alta preocupación por todos los detalles sonoros. Sin duda un trabajo recomendable y para disfrutar cómodamente.   !Un saludo para tod@s!   Eduardo García Salueña   www.myspace.com/senogul www.senogul.